Brackets: Qué son, cómo funcionan y tipos

el 22 enero, 2019
Brackets de ortodoncia, te explicamos qué son, cómo funcionan y tipos de brackets

BRACKETS, QUÉ SON

Seguro que has oído hablar muchas veces de brackets y ortodoncia. Por ello, es posible que quieras saber más sobre los brackets, qué son exactamente. Empecemos por decir que los brackets se utilizan en ortodoncia para corregir la posición de los dientes cuando están mal alineados, muy separados o apiñados, problemas en la mordida, sobremordida, etc. Los brackets son la parte más visible de la ortodoncia, pequeñas piezas de forma cuadrangular que se colocan y adhieren en los dientes. Se diseñan específicamente para cada diente y sobre ellos se coloca un arco metálico que se sujeta mediante las ligaduras. Para garantizar una buena adhesión, al iniciar el tratamiento de ortodoncia se trata la superficie de los dientes con pasta de polvo de piedra pómez y un gel que graba el esmalte y elimina la placa bacteriana.

En los brackets podemos diferenciar varias partes básicas: la base, las aletas y el slot.

  • La base del bracket es sobre la que se coloca el cemento especial para adherirlo a la superficie del diente. Para facilitar que este cemento se fije al bracket, lleva incorporado una malla de manera que el cemento penetre a través de esas rugosidades. La forma es curvada para adaptarse a la morfología específica de cada diente.
  • Las aletas son las partes que sobresalen hacia el labio. Permiten colocar las ligaduras a su alrededor para fijar el arco. Están pulidas para que el acabado sea suave y roce lo menos posible la mucosa oral.
  • El slot es el espacio que existe entre las aletas. Hay uno vertical y otro horizontal, que es donde se coloca el arco.

BRACKETS, CÓMO FUNCIONAN

Seguramente también te preguntaras sobre los brackets cómo funcionan y consiguen enderezar los dientes de la manera correcta. Hoy en día los brackets están diseñados de un modo concreto para que se transmita la información en un movimiento preciso. Es decir, son los que llevan la información necesaria para que, a través del arco, se realice el movimiento que el ortodoncista planifica. Su diseño es específico para cada diente de manera que el arco transfiera la fuerza suficiente capaz de mover los dientes a la posición deseada, de forma ligera pero constante.

Hay que tener en cuenta que el ortodoncista debe planificar cómo se han de mover los dientes de forma tridimensional, ya que los dientes se mueven en los tres planos: horizontal, vertical y transversal, movimientos que se denominan de 1º, 2º y 3º orden.

Como has podido ver, los brackets tienen un funcionamiento que parece sencillo pero que tiene detrás una gran investigación y desarrollo que sigue mejorando y evolucionando para poder obtener los mejores resultados y la mayor comodidad del paciente.

TIPOS DE BRACKETS

Metidos en materia, existen diferentes tipos de brackets en ortodoncia que se utilizarán en el tratamiento dependiendo de cada caso, teniendo en cuenta el diagnóstico, la edad y las preferencias del paciente.

  • Brackets metálicos

    Brackets metálicos conocidos también como brackets fijos o convencionales

    Los brackets metálicos son los aparatos dentales más populares. Los conocemos también como brackets fijos o convencionales y están fabricados en acero y titanio. Son visibles ya que se colocan en la parte exterior de los dientes. Además, de los diferentes tipos de ortodoncia que se practican en la actualidad, la utilización de brackets de metal acostumbra a ser la más económica. Requieren de una ligadura de alambre o a base de gomitas para fijar el arco sobre los dientes. Se trata de una ortodoncia muy resistente que aplica una fuerza constante para mover los dientes, siendo ideal para tratamientos en niños y jóvenes, aunque, teniendo en cuenta que para determinados diagnósticos obtienen mejores resultados que otros sistemas, también se utiliza para tratar maloclusiones en adultos a los que no les importa que se vean los aparatos. Al ser una ortodoncia visible, la gran ventaja es que los resultados se aprecian fácilmente a lo largo del proceso.

  • Brackets de colores

    Brackets con gomas de colores, hacen que la ortodoncia sea algo más divertido

    En realidad los brackets de colores no existen. Lo que les proporciona color son las gomas de colores que se colocan en cada bracket. Son ideales para niños, hacen que la ortodoncia sea algo más divertido y les permite escoger entre sus colores favoritos, los colores del arcoíris, colores fosforitos, etc. Además, en cada visita al ortodoncista para ajustar los aparatos se puede cambiar de estilo con nuevas gomas de colores.

  • Brackets transparentes

    Dentro del grupo de los brackets transparentes, también conocidos como brackets estéticos, podemos incluir los de cerámica y los de zafiro. Los brackets estéticos o transparentes tienen un color similar a los dientes y constituyen la primera alternativa a los metálicos. Normalmente son el tipo de aparatos que utilizamos en mayores de 18 años que quieren una ortodoncia que sea menos visible a simple vista. Además, estas opciones de ortodoncia visible más estética son más económicas que la ortodoncia invisible, que ocupa el escalafón más alto dentro de los tratamientos de ortodoncia. Con los brackets transparentes podemos emplear arcos, ligaduras y gomas de color blanco. Aun así, no se trata de un método totalmente invisible.

    Respecto a las ventajas y desventajas de los brackets de cerámica y los de zafiro, cada tipo tiene unas características que repasaremos a continuación.

  • Brackets cerámicos

    Brackets de cerámica conocidos también como brackets estéticos son una alternativa a los brackets metálicos convencionales

    Los brackets cerámicos, también conocidos como brackets estéticos o transparentes, son la alternativa más usual a los metálicos. La diferencia es precisamente que son más estéticos al ser menos visibles a simple vista ya que tienen un color similar a los dientes. Los brackets de cerámica de buena calidad, como por ejemplo los Clarity Advanced de 3M, son tan o más resistentes que los convencionales, trabajan mecánicamente igual y no se tiñen. Lo que puede teñirse algunas veces es el elástico que sujeta el alambre al bracket, por lo que es recomendable usar ligaduras de metal recubiertas de teflón blanco que no se manchan. Los alambres están hechos con un material compuesto muy resistente y pueden ser blancos para disimular aún más los brackets de cerámica. Es decir, constituyen una opción de ortodoncia visible más estética, siendo más económica la ortodoncia invisible. Para mayor discreción, dependiendo del tratamiento, arcos, ligaduras y gomas pueden ser blancos. Sin embargo, aunque parezca que no llevas aparatos, lo cierto es que no es un método totalmente invisible.

  • Brackets de zafiro

    Los brackets de zafiro son los que estéticamente mejor se mimetizan con el diente al que van cementado ya que son prácticamente transparentes. Sin embargo, tienen un problema importante y es que son extremadamente frágiles. Cuando utilizamos los arcos o alambres más rígidos (aquellos que se emplean a partir del mes 8 de tratamiento), las aletas del bracket de zafiro empiezan a fracturarse. Eso supone un gran inconveniente ya que se deben volver a cementar, retrasando la evolución del tratamiento. Además, al ser más frágiles, en cuanto estamos en las fases finales de la ortodoncia y debemos realizar dobleces en el alambre o arco para finalizar el caso con precisión, nos encontramos que el bracket de zafiro se fractura y no resiste la fuerza de las dobleces o aplicación de torque para dar inclinación a la raíz del diente.

  • Brackets de porcelana

    Son brackets muy estéticos y que resisten perfectamente los arcos rígidos que colocamos una vez el tratamiento de ortodoncia está avanzado, así como las dobleces o aplicación de torque sin fracturarse. Dentro de los brackets de porcelana, hay diversas marcas comerciales y diferentes calidades. En Ortodoncia Tres Torres únicamente utilizamos los brackets Clarity Advance ya que son los que mejor combinan resistencia, sin fracturarse en los movimientos precisos aplicados por el ortodoncista en el detallado de finalización de cada caso, y estética dental, ya que se integran de forma excelente con el color del diente subyacente.

  • Brackets autoligables

    Los brackets autoligables no necesitan gomas de sujeción

    A diferencia de los anteriores, los brackets autoligables no necesitan ningún elemento adicional para sujetar el arco, evitando así el uso de gomas. En este caso el arco se sostiene mediante unos clips incorporados en el mismo bracket. El hecho de no tener que cambiar periódicamente las gomas elásticas hace que se reduzcan las visitas al ortodoncista. Los brackets autoligables reducen el roce entre el bracket y el arco, añadiendo comodidad y facilitando algunas operaciones del tratamiento. Los más recomendables son los brackets autoligables Damon y los Smart-clip de 3M.

  • Brackets linguales

    Brackets linguales conocidos también como brackets estéticos son una alternativa a los brackets metálicos convencionales

    Los brackets linguales sí son totalmente invisibles ya que se colocan en la parte interior o lingual de los dientes. Se trata de aparatos metálicos fijos que se diseñan a medida para cada diente, por lo que no producen rozaduras ni molestias al comer ni al hablar. Cuanto más pequeños son, más cómodos son para el paciente. Permiten solucionar todo tipo de problemas de alineamiento y mordida al ser muy efectivos para casos en los que es necesario mover las raíces de los dientes. Es uno de los tratamientos más avanzados y por excelencia es la ortodoncia conocida como invisible, por tanto, cuando hablamos de brackets invisibles nos estamos refiriendo a los brackest linguales. Si quieres saber más te invito a leer mitos y verdades de la ortodoncia lingual y ortodoncia invisible lingual.

  • Alineadores Invisalign

    Alineadores Invisalign, una alternativa a los brackets tradicionales

    Es incorrecto hablar de brackets Invisalign ya que precisamente constituyen una alternativa a los brackets tradicionales. Por tanto, hemos de hablar de alineadores Invisalign. Se acostumbran a utilizar en casos en los que se requiere enderezar los dientes y el paciente, o no quiere llevar aparatos fijos por estética, o no tiene disposición para acudir periódicamente a la clínica. Los alineadores Invisalign son férulas transparentes y removibles, lo que hace que sea el tipo de ortodoncia más cómoda que existe ya que pueden quitarse para comer, lavarse los dientes o en aquellos casos en los que el paciente tiene un compromiso laboral o social ineludible. En la actualidad Invisalign es el tratamiento de ortodoncia más innovador ya que permite ver los resultados virtualmente antes de empezarlo y controlar de forma muy precisa por el ortodoncista el grado y tiempo de movimiento de los dientes por cada férula. Solo las clínicas de ortodoncia autorizadas por Invisalign USA disponen de la tecnología y formación necesarias para llevar a cabo con garantía este tipo de tratamientos. Puedes leer artículos anteriores como mitos y verdades de Invisalign y ortodoncia invisible Invisalign o lingual.

    Con todo lo anterior seguramente te preguntarás si necesitas ortodoncia y qué tratamiento de ortodoncia elegir. Mi consejo es que si piensas que tus dientes no están correctamente alineados o tu dentista te lo recomienda, visites a un ortodoncista con máster de ortodoncia de 3 años de duración para que estudie tu caso y te haga un diagnóstico. A partir de ese momento, podrás saber si tu problema se puede resolver con ortodoncia y qué tipo de brackets o alineadores se adaptan mejor a tu caso concreto.

Escrito por Dr Fernando de la Iglesia
Licenciado en Odontología por la Universidad de Barcelona. Máster y Doctor en Ortodoncia por la Universidad Internacional de Cataluña. Miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO).

Los comentarios están cerrados.