Ortodoncia y periodoncia

el 26 septiembre, 2019
Imagen de pacientes adultos que buscan mejorar su estética dental para introducir el artículo ortodoncia y periodoncia

La sociedad actual presenta cada vez más demanda estética y las expectativas que se generan hacen que los tratamientos que se tienen que llevar a cabo sean más minuciosos y requieran de la coordinación de varios especialistas. Esto deriva en que el porcentaje de pacientes adultos que buscan mejorar su estética dental haya aumentado significativamente.  A problemas dentales que en el pasado no se les daban más importancia, ahora constituyen los principales motivos de consulta.

La enfermedad periodontal constituye hoy en día una de las patologías dentales más frecuentes en la población adulta. Se trata de una infección producida principalmente por el acumulo de placa dental. Esas bacterias localizadas afectan a los tejidos que rodean y soportan los dientes (encía, hueso alveolar, cemento y ligamento periodontal).

Tipos de enfermedad periodontal

  • Gingivitis

    La gingivitis es la infección de la encía, limitada al tejido conjuntivo y el epitelio, sin romper la barrera que separa la encía de las restantes estructuras periodontales. Es una lesión reversible mediante una buena higiene oral.

  • Periodontitis

    La periodontitis se produce cuando una gingivitis es mantenida en el tiempo y la infección migra a tejidos más apicales produciendo una lesión irreversible. Uno de los síntomas más frecuentes en el paciente periodontal es que se nota los dientes movidos o desplazados de su posición original. Esto es conocido como migración patológica de los dientes.  Dicha situación se define como el cambio en la posición de los dientes como resultado de una interrupción de las fuerzas de equilibrio que mantienen a los dientes en su posición normal. Los principales factores que pueden influenciar la posición del diente están relacionados con la integridad de los tejidos periodontales, las fuerzas oclusales, la presión de los tejidos blandos de la mejilla, lengua y labios, y diversos hábitos orales que puedan llegan a existir.

En una situación de salud, el periodonto es capaz de mantener los dientes unidos en su posición. Por el contrario, la inflamación causada por la afectación del periodonto y la reabsorción ósea, hace que el sistema deje de adaptarse correctamente a las fuerzas tensionales rompiendo el equilibrio y provocando una migración dental que se expresa en forma de diastemas, proinclinación de los incisivos, rotaciones y sobreerupciones.

Imagen de una dentadura con enfermedad periodontal en la que se observa la migración dental patológica debido a la disminución de soporte del periodontoImagen de una dentadura con enfermedad periodontal en la que se observa la posición e inclinación más adelantada de los incisivos.
Migración dental patológica debido a la disminución de soporte del periodonto provocado por una periodontitis activa.
Los síntomas más frecuentes son la aparición de diastemas y la posición e inclinación más adelantada de los incisivos.

Relación ortodoncia y periodoncia

Todos esos síntomas, ya por sí solos agravan la enfermedad de periodintitis a largo plazo y empeoran la estética y la función del paciente. En el pasado, este tipo de pacientes no eran candidatos al tratamiento ortodóntico.  Actualmente, ortodoncia y periodoncia están relacionadas, y tanto el ortodoncista como el periodoncista están especializados y son capaces de solucionar adecuadamente este tipo de problemas.

La mayoría de las veces, el paciente acude directamente al ortodoncista. Por este motivo, éste juega un papel importante a la hora de diagnosticar problemas periodontales y debe realizar una exploración periodontal previa, para remitir al especialista en caso de que el estado periodontal no sea el adecuado.

Está extensamente estudiado que se puede realizar un tratamiento de ortodoncia en pacientes periodontales. No obstante, existen una serie de factores de los que depende el éxito del tratamiento:

  • El factor decisivo por excelencia para el éxito es la higiene dental. Si combinamos el movimiento ortodóntico junto a la presencia de placa se puede desencadenar una cascada inflamatoria que empeore significativamente la situación periodontal, llegando a producirse importantes pérdidas de hueso.  No obstante, el mismo movimiento junto con una buena higiene oral no tiene efectos significativos sobre el periodonto.
  • Otro factor importante a tener en cuenta, y que va muy relacionado con la higiene oral, es un buen control por parte del periodoncista. Previo a iniciar un tratamiento, el paciente debe tener una situación de salud oral sin inflamación activa. Durante el tratamiento de ortodoncia, deberá seguir acudiendo a citas regulares con el periodoncista con el objetivo de mantener controlada la enfermedad periodontal y evitar una posible recidiva, especialmente en pacientes fumadores o diabéticos.

Como en todos los tratamientos, existen pacientes que no son candidatos para el tratamiento de ortodoncia. Como ya hemos comentado, una falta de control de la inflamación antes del inicio del tratamiento o una falta de mantenimiento durante el mismo, dificultaran el buen fin del tratamiento y, en algunos casos, podría llegar a suspenderse. Asimismo, pacientes que presenten unas raíces dentales muy cortas o la imposibilidad de retención una vez finalizado el tratamiento, no serán buenos candidatos para un tratamiento exitoso de ortodoncia.

El tratamiento ortodontico de pacientes adultos con enfermedad periodontal previa es perfectamente posible en la actualidad, incluso en casos en los que el periodonto está muy reducido. Además, los resultados pueden ser altamente exitosos siempre y cuando exista un control de la inflación y se utilicen las fuerzas adecuadas para mover los dientes.

Llevar ortodoncia con periodontitis

Los objetivos de un tratamiento de ortodoncia en el paciente periodontal distan ligeramente de los tratamientos sobre pacientes con periodonto sano.  Principalmente el objetivo será:

  • Mejorar la posición de los dientes para facilitar una posterior rehabilitación de las piezas ausentes: mover dientes hacia zonas con mayor volumen óseo, alejar los dientes de una lesión ósea, enderezar molares volcados por la ausencia de dientes adyacentes…
  • Distribuir adecuadamente las cargas oclusales con el fin de reducir el trauma oclusal y la movilidad dental.
  • Mejorar en la medida de lo posible la estética cerrando los diastemas y los espacios negros interdentarios.

Tras la finalización del tratamiento de ortodoncia, es imprescindible una retención para contrarrestar la tendencia a la recidiva de las malposiciones dentarias corregidas. Los pacientes enfermedad periodontal que han sufrido pérdida de soporte periodontal, son más susceptibles a presentar tal recidiva debido a que los dientes tienen mayor propensión a sufrir movimientos indeseables debido a las fuerzas oclusales y la posibilidad de inflamación reincidente.

Si quieres saber más sobre un tratamiento de ortodoncia y periodoncia te invito a visitarnos, pide cita aquí y te atenderé personalmente sin ningún tipo de compromiso.

Escrito por Dr Fernando de la Iglesia
Licenciado en Odontología por la Universidad de Barcelona. Máster y Doctor en Ortodoncia por la Universidad Internacional de Cataluña. Miembro de la Sociedad Española de Ortodoncia (SEDO).

Los comentarios están cerrados.