Cómo influye el mal hábito de los niños de chuparse el dedo by El Blog de las Sonrisas de Ortodoncia Tres Torres Barcelona

Definiendo un hábito como la práctica adquirida por repetición frecuente de un mismo acto que en un principio es consciente y luego inconsciente, existen ciertos hábitos que se inician en la etapa infantil y que pueden influir de manera negativa en el desarrollo fisiológico de las arcadas dentarias. Pueden ser la causa de una maloclusión o acentuarla, interferir en la correcta erupción dentaria y posterior colocación de los dientes, e incluso aumentar el riesgo de padecer deformaciones dentoesqueléticas.

Los profesionales de la salud como los pediatras, odontólogos generales u odontopediatras y ortodoncistas infantiles debemos valorar los pacientes infantiles e identificar dichos hábitos lo antes posible para intentar poner soluciones y evitar en lo posible el desarrollo de maloclusiones.

En cuanto a los padres es conveniente que, si se observan este tipo de hábitos, acudan a un profesional para valorar su gravedad y posible solución.

A continuación, detallamos los hábitos que más vemos en nuestra consulta de Ortodoncia Tres Torres Barcelona.

Cómo influye el mal hábito de los niños de chuparse el dedo by El Blog de las Sonrisas de Ortodoncia Tres Torres Barcelona

HÁBITO DE SUCCIÓN

Succión de labios, carrillos, dedos o chupetes, pueden producir entre otras:

  • Estrechamiento de las arcadas dentarias y debilidad del hueso alveolar o paladar.
  • Vestibularización y protrusión de los dientes anteriores, es decir, los dientes salen hacia fuera.
  • Mordida abierta anterior y mordida cruzada

Uno de los más comunes es el hábito de succión del pulgar cuando el niño se introduce el dedo en la boca para chuparlo. Esta costumbre debería desaparecer en el niño lo antes posible y especialmente antes de los 3 años, cuando ya tiene todos los dientes de leche. La succión del pulgar durante más de 6 horas produce deformaciones dentoesqueléticas.

Si se deja de chupar el dedo a esta edad, las pequeñas alteraciones sufridas se pueden resolver de forma espontánea.  De lo contrario, se puede desarrollar cualquiera de las maloclusiones anteriormente citadas, así como la retrusión postural de la mandíbula. Para tratar a estos pacientes, hay que comenzar modificando la conducta y luego, en caso necesario, realizar el tratamiento adecuado por un ortodoncista infantil.

Para poder evitar el hábito de succión del dedo, es conveniente acudir a un ortodoncista especializado en niños. En Ortodoncia Tres Torres tenemos una ratio de éxito del 95 % en el abandono de esta práctica por el niño.

Cómo influye el mal hábito de los niños de chuparse el dedo by El Blog de las Sonrisas de Ortodoncia Tres Torres Barcelona

HÁBITO DE DEGLUCIÓN ATÍPICA

Cuando han erupcionado los incisivos superiores e inferiores (dientes de delante), los niños pueden adquirir la práctica de seguir succionando y tragando como lo hacían de bebés. Deben aprender a masticar sin interponer la lengua al deglutir. Si se realiza la deglución atípica con interposición lingual, se pueden producir entre otras:

  • Incompetencia labial (los labios no acaban de cerrar nunca).
  • Mordida abierta anterior.
  • Problemas fonéticos, por el mal uso de la lengua.

Cómo influye el mal hábito de los niños de chuparse el dedo by El Blog de las Sonrisas de Ortodoncia Tres Torres Barcelona

HÁBITO DE RESPIRACIÓN ORAL 

La respiración oral se da frecuentemente en niños que presentan insuficiencia respiratoria nasal y buscan respirar por la boca.

Para poder respirar el niño abre la boca, desciende su lengua y retrae la mandíbula para poder conseguir aire.

Pueden producir entre otras:

  • Paladar ojival (muy arqueado).
  • Maxilares inferiores y superiores estrechos.
  • Mordida cruzada y abierta de caninos e incisivos.

A estos pacientes se los debe tratar de forma multidisciplinar, con la participación de profesionales como otorrino, pediatra, ortodoncista infantil y odontopediatra. Es importante el diagnostico precoz para evitar alteraciones estéticas, dentomaxilares, funcionales y psíquicas.

Otros hábitos no tan comunes son el hábito de interposición lingual o labial, el bruxismo o rascar los dientes y la onicofagia o morderse las uñas.

Si tu hijo padece alguno de los hábitos descritos, aconsejamos visitar al ortodoncista infantil, puedes pedir cita en Ortodoncia Tres Torres de Barcelona

En caso contrario, lo adecuado para una correcta ortodoncia preventiva en niños es visitar al ortodoncista a los 6 años.

El Blog de las Sonrisas by Ortodoncia Tres Torres Barcelona

Escrito por Ortodoncia Tres Torres

Dejar un comentario