Foto 2 Ortodoncia Invisalign en el embarazo

Quizás te estás planteando empezar un tratamiento de ortodoncia, pero te gustaría quedarte embarazada en los próximos meses. O puede que ya estés utilizando aparatos y acabes de descubrir que esperas un bebé.

Sea cual sea tu caso, es normal que te surjan muchas dudas acerca de la conveniencia o no de realizar un tratamiento de ortodoncia durante el embarazo y si esto podría afectar de algún modo a la salud del feto.

Por lo general, ortodoncia y embarazo son compatibles, así que puedes quedarte tranquila. No obstante, también es cierto que hay factores durante la gestación que pueden interferir de algún modo con el tratamiento.

La ortodoncia en el embarazo

Durante la gestación, se producen una serie de cambios fisiológicos que hacen más vulnerables a nuestros dientes y encías. Además, los tratamientos de ortodoncia exigen la realización de pruebas diagnósticas que, de entrada, están desaconsejadas en el embarazo.

Por todo ello, es fundamental que puedas comunicarle a tu ortodoncista la feliz noticia lo antes posible. También, si aún no tienes la confirmación de tu positivo, pero sospechas que podrías estar en cinta.

A partir de ahí, tan solo se deberán tener en cuenta las siguientes consideraciones.

  • Las radiografías, solo en casos excepcionales. La exposición a los rayos X en las radiografías dentales es muy baja. Sin embargo, se sabe que la radiación puede provocar alteraciones en el feto, sobre todo durante el primer trimestre.

Por este motivo, en mujeres embarazadas, estas pruebas tan solo deberían realizarse cuando fuera absolutamente necesario y siempre utilizando un delantal de protección radiológica para proteger al bebé.

El problema es que, antes de empezar con la ortodoncia, es necesario realizar radiografías de los dientes, la boca y, en algunas ocasiones, el cráneo para poder hacer un diagnóstico preciso y  elaborar un plan de tratamiento personalizado. Nos referimos a la ortopantomografía y la telerradiografía digital.

Por esta razón, si ya estás embarazada y no cuentas con radiografías recientes, es mejor que esperes a dar a luz para comenzar con la ortodoncia. En cambio, no hay problema si quieres buscar el embarazo una vez iniciado el tratamiento: las radiografías diagnósticas del principio no afectarán a la salud de tu futuro bebé.

  • La higiene bucal, una prioridad. Debido a los cambios hormonales y a nivel vascular que se producen durante la gestación, las encías son más propensas a inflamarse y suelen sangrar con mayor facilidad.

Además, las defensas bajan en el embarazo y cambia el pH de la saliva, por lo que hay un mayor riesgo de infecciones, caries, erosiones, movilidad dental y enfermedades como la gingivitis (inflamación de las encías).

Por todo ello, una buena higiene dental en el embarazo es fundamental. Más aún, si se llevan aparatos. Es importante insistir en este aspecto, porque en ocasiones las náuseas del primer trimestre pueden dificultar el cepillado.

Foto 2 Ortodoncia Invisalign en el embarazo

Así pues, solo con unos buenos hábitos de limpieza bucal se podrán mantener unas encías sanas y prevenir la conocida como gingivitis del embarazo.

  • La mejor ortodoncia durante el embarazo. En realidad, ningún tipo de ortodoncia está desaconsejado durante la gestación. Aun así, teniendo en cuenta la importancia de la higiene bucal durante el embarazo, siempre será preferible inclinarse por aquella opción que facilite una buena limpieza dental.

En ese sentido, los alineadores Invisalign en el embarazo son la opción más recomendable, ya que al ser removibles, se pueden quitar para comer y lavarse los dientes.

En cambio, en el caso de la ortodoncia invisible lingual o visible con brackets, es más fácil que los restos de comida se acumulen en los dientes y, por tanto, exigen una higiene mucho más laboriosa.

Además, la ortodoncia invisible invisalign  nos permite revisiones más cortas y espaciadas en el tiempo, algo que también se agradece en una etapa de tanto ajetreo como el embarazo y el postparto.

Otra de las ventajas de los alineadores Invisalign durante el embarazo es que son el sistema de ortodoncia que menos molestias provoca y permite una higiene bucal fácil y óptima. En ese sentido, raramente causan llagas o  heridas.

  • Opciones para mitigar el dolor dental. Los primeros días con ortodoncia o después de las visitas con el ortodoncista, es normal sentir cierta incomodidad en la boca.

En esos casos, si es necesario, aconsejamos tomar un analgésico que ayude a aliviar las posibles molestias. El problema es que, durante el embarazo, muchos medicamentos están contraindicados.

No obstante, el fármaco que solemos recomendar para el dolor de dientes en la ortodoncia es el paracetamol y las mujeres embarazadas pueden tomarlo de forma puntual.

De este modo, no hay ningún inconveniente en buscar el bebé mientras se llevan aparatos o continuar con el tratamiento de ortodoncia una vez embarazada. Eso sí, para evitar riesgos, es fundamental acudir a una clínica de ortodoncia con especialistas cualificados y la debida experiencia.

 

Escrito por Dr. Fernando de la Iglesia Beyme

Dejar un comentario