Foto 1 del artículo del Doctor Fernando de la Iglesia sobre EXPANSORES DE PALADAR versus DISYUNCIÓN MAXILAR

Uno de los problemas que más se ven recientemente en pacientes de cortas edades es la presencia de un paladar estrecho. Para que este termino se entienda mejor, nos tenemos que imaginar que la boca es como una caja.  El maxilar con los dientes superiores son la tapa de la caja y la mandíbula con los dientes inferiores, son la caja.  Para que todo funcione adecuadamente, la tapa siempre debe ser más grande que la caja para cubrirla en su totalidad.

En muchos casos,  el maxilar no se ha desarrollado correctamente y su tamaño es más pequeño en relación a la mandíbula.  Cuando esto pasa, se producen oclusiones como la “mordida cruzada”.  En esta situación, los dientes superiores no cubren por completo a los inferiores.

El maxilar está formado por dos huesos unidos por una sutura que se acaba de cerrar en la adolescencia. Hasta esa edad, los dos huesos que forman el maxilar pueden disyuntarse (separarse) mediante aparatología ortodoncica hasta conseguir un tamaño del paladar acorde a la mandíbula del paciente.

Existen varios aparatos usados por los ortodoncistas para corregir las mordida cruzadas.  Los más importantes son la placa de expansión y el disyuntor. Aunque ambos se basen en la expansión mediante la activación de un tornillo en la línea media,  tienen características y funciones distintas.

PLACA DE EXPANSIÓN
Se trata de un aparato removible, con ganchos en las muelas y un arco que pasa por delante de los incisivos que le da estabilidad. Al ser removible, este tipo de aparatos solo permite una activación lenta del tornillo, con lo que sus efectos serán meramente dentales, es decir, no posee la fuerza necesaria para abrir la sutura del hueso maxilar y solo expandirá los dientes, pero no el hueso. Solo en casos de pacientes  de edades muy cortas (5años) puede llegar a ser efectivo.   Además depende totalmente de la colaboración del paciente.


DISYUNTOR

A diferencia de la placa de expansión, el disyuntor es un aparato fijo que va anclado a las muelas sin necesidad de alambres visibles para el paciente. No requiere de tanto acrílico y por tanto ofrece mucha más comodidad al mismo tiempo que dejamos de depender de la colaboración del paciente. Ya que el aparato queda muy estable, el tornillo puede activarse más rápidamente de forma que la fuerza aplicada sea la correcta para obtener un efecto en el hueso y no tanto en los dientes. Uno de los signos más claros que muestran que la disyunción se ha realizado correctamente, es que los dos incisivos centrales se separarán y aparecerá un espacio el cual se cierra esporádicamente días más tarde.

Como hemos comentado,  dicha aparatología solo es efectiva mientras no se haya cerrado por completo la sutura palatina. Por esa razón, un control por parte del ortodoncista en edades tempranas permite detectar este tipo de problemas de forma precoz y poder solucionarlos adecuadamente. En Ortodoncia Tres Torres Barcelona el 99% de los casos con maxilar estrecho los tratamos con disyuntor ya que se obtiene una expansión más esquelética y estable a lo largo del tiempo.

Escrito por Dr. Fernando de la Iglesia Beyme

Dejar un comentario